Hello! Mi primer post (quién lo diría, ¡por fin! y con él comienzo mi blog: aventura y navegación, las cosas que me motivan realmente. Y para hacerlo, la primera aventura que se me vino a la cabeza fue lanzarme a navegar el Duero en paddle surf después de escuchar las batallitas maravillosas de Fernando Labad, su impulsor en España (un tío genial, que hace tantas cosas que lo mejor es conectarle vía Twitter y conocerle, uno de mis asesores en esta odisea: FernandoLabad: twitter.com/FernandoLabad?lang=es). El segundo impulso irracional me vino tras navegar en el río Cabriel con mi otro consejero: el pionero en paddle en ríos (creador de su propia tabla, la Zapper, con la que yo navego), Zapa Toni. Echadle un ojo a su página si queréis vivir algo distinto: www.kalahariaventuras.com Zapa es otro tipo fantástico, culpable de que yo esté hoy aquí escribiendo desde un pueblo precioso: Duruelo de la Sierra, a puntito de echarme al agua por enésima vez…

Pero sigo con la historia… Hoy Sergio, un periodista me ha preguntado:

-¿tú para hacer esto debes ser un máquina haciendo paddle, no?

-¿yo?, ¡que va! Se lo justito… Me pegaré mil leñazos, me llenaré de cortes y heridas, pero he decidido perfeccionar mi estilo más bien pobre haciéndome el río Duero, así espero controlar algo más cuando llegue a Oporto…

Ésta será una aventura pura y dura, porque empiezo este reto en solitario y sin asistencia, con 30 kilos de material a bordo, durmiendo al raso seis de cada siete días de la semana en lo más duro del invierno, empezando en Soria, dónde la gente estos días no va con chancletas precisamente… Pero es que yo necesito motivarme, incomodarme (disrupt yourself! Es un lema!!!), así rige el espíritu. Sin esfuerzo las cosas no me van mucho, la verdad. Si en un proyecto no puedo avanzar conociéndome un poco mejor y conectando conmigo y con la naturaleza, como que prefiero quedarme en casa leyendo un libro con una copita de vino.

Hoy he visitado los Picos de Urbión junto a mi equipo, el que se queda en tierra después de darlo todo estas semanas: Karmenka y Adolfo: www.glackma.org Extraordinarios. Me han hecho embajador de su proyecto, y lo suyo sí que tiene un mérito de morirse; Carlos Caraglia: visualizalo.com, quién se encargará de editar los resúmenes semanales de esta aventura. Echad un ojo a su trabajo. Otro tipo espectacular (mi vida está llena de gente espectacular! :-P), y César, el colombiano de oro, otro crack: www.godrone.es, capaz de enhebrar un dron en una aguja. ¿Que qué tal en Urbión? Precioso, y un frío de mil demonios cerca de las fuentes del río; nieve a mansalva y un cielo de nubes grises plateadas y espesas. Necesitaba tocar ese polvo blanco y helado que por arte de magia geológica unos kilómetros más abajo se convierte en el río más poético de España. Si no tocas el ombligo del río, no acabarás por comprenderlo, ¿no?

Me lanzo a recorrer uno de los ríos más emblemáticos. Monumental. Un libro de agua contando historias de guerras, reinos, conquistas, amores… a mí me fascina desde niño. Estoy seguro de que cuando llegue a Oporto dentro de mes y pico, parte de su historia y de sus cosas viajaran ya conmigo para siempre. A veces uno se expone mucho más que al curso tembloroso de un río de por sí respetable y peligroso (como todo lo que lleve agua), uno se expone a sí mismo, y eso mola mucho. En unas horas me echo a su vientre. Y os lo iré contando todo. Hoy parto desde Duruelo (11:30), y esta noche dormiré en el atrio de una iglesia románica… Nadie ha bajado antes el Duero en paddle (900 kilómetros), pero eso es lo de menos, lo de más es que todos nos haremos algo más sabios haciéndolo. A por ello! Fuerza y honor, gallos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *